Nuestro Padre Jesús Nazareno

La imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno fue tallada en 1942 por Enrique Orce. En un principio el Nazareno iniciado en 1937, estaba destinado para un pueblo del Aljarafe sevillano, pero un inoportuno regateo por parte de sus comitentes llevó al autor a dejarla sin finalizar en su taller. Allí fue vista por un tertuliano de Enrique Orce, José Manuel Pérez de León González, que puso en contacto al artista con el nuevo comprador: José González Avecilla que hacia 1942 pagó por la obra 2.000 pesetas que recibió por la venta de una fanega de tierra, el único patrimonio rústico que poseía.

 

 

Es una escultura completa, de considerable altura (1,82m), con marcadas facciones pasionistas, oscura policromía y corona de espinas tallada sobre la propia cabeza. La imagen fue restaurada en 1972 por Francisco Buiza, que le sustituyó los pies, y más tarde en 1994, el nieto del autor, el Dr. Alfonso Orce Villar, realiza una intervención de conservación de la imagen. En el año 2005, el profesor Juan Manuel Miñarro López, acomete la última restauración a la que ha sido sometida la imagen.